×
Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
5 mar. 2021
Tiempo de lectura
3 minutos
Compartir
Descargar
Descargar el artículo
Imprimir
Imprimir
Tamaño del texto
aA+ aA-

Rick Owens presenta su jardín de Getsemaní en un malecón del Adriático

Traducido por
Hernández Moya Sebastián
Publicado el
5 mar. 2021

Solo Rick Owens podría idear esta visión de Venecia, un malecón de concreto de aire militar que sobresale sobre el Adriático, que se sentía como si estuviera a miles de kilómetros de distancia de la majestuosidad renacentista de la Piazza San marco, pero estaba solo a 20 minutos en bote Riva.

 


Sin embargo, resultó ser un escenario sucinto para esta colección, cuya inspiración fue el jardín de Getsemaní, donde Cristo oró la noche antes de su crucifixión.

"Todos hemos estado viviendo un período tenso en la historia, esperando una resolución, ya sea catastrófica o racional, en un suspenso que se siente casi bíblico en su drama", explicó Owens en sus notas del programa.

Aunque fue filmado como un video en vivo en Venecia, el desfile se presentó oficialmente como parte de la Semana de la Moda de París, donde los desfiles de Owens han sido un punto destacado desde hace 15 años.

Incluso la playa era gris, sobre la isla de Lido, donde los sacerdotes, sacerdotisas y demás celebrantes del diseñador se reunieron para presentar su sombrío sacramento.

Cualquiera sea su inspiración, siempre se puede contar con Owens para disfrutar de algunos cortes y drapeados ingeniosos. Esta temporada incluyó algunas túnicas largas como un saco de dormir destacables; enormes capas grandes como un globo, dignas de un cardenal, y mucha armadura audaz, desde hombreras de fútbol americano hasta petos vikingos.

O a lo que Rick se refirió como: "capas de hombros poderosos que convierten el cuerpo en excavadoras arquitectónicas".

Owens, nacido en California, había hecho de París su hogar durante más de una década, un exiliado a gusto con la obsesión de la ciudad por la moda y las bellas artes. Ahora vive en el Lido de Venecia y trabaja en una fábrica en la cercana Concordia, donde los tristes inviernos de la antigua república de las lagunas y las interminables filas de iglesias han influido claramente en su pensamiento.

En todo momento, el diseñador, quien llevaba siempre una mascarilla, siguió revisando los looks finales en la playa, mientras los ayudantes vestían a las delgadas modelos. Otras desfilaron por el malecón con vestidos de punto muy ajustados; chaquetas a medida en residuos plásticos reciclados; monos de satén metálico de color morado oscuro que parecían soldados a la modelo; el extraño suspensorio metálico turquesa para agregar un poco de color; y trajes enterizos con botas de plataforma hasta el muslo. Una referencia a rasgarse las propias vestiduras como un acto de dolor en la Biblia.

La ropa de Owens es exclusiva para osados; usar sus atuendos tremendamente dramáticos sugiere automáticamente que eres miembro de algún culto de pensamiento avanzado. Esto nunca había sido más cierto que en esta colección.

Al final, todos de pie como centinelas en el malecón, completando un rito oscuro; humo saliendo de un extremo, una toma de un dron que celebra el último capítulo del mito contemporáneo que es la vida de Rick Owens, quien no hizo una reverencia al final del desfile. A decir verdad, no parecía necesaria.
 

Copyright © 2021 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.