Sacai Garden florece en Colette

Es la diseñadora asiática más influyente de este siglo. La mujer que, casi por sí sola, ha dado una nueva vida a la moda japonesa y, además, es la diseñadora invitada del mes en Colette y Dover Street Market. Con todo y con esto, Chitose Abepero afirma que todo lo que hace es inspirarse en el único y enredado mundo del centro de Tokio.


Colette

"Tokio no es como París o Londres. Todo está mezclado, incluso las clases, lo que explica que haya una tienda de lujo Louis Vuitton al lado de un restaurante barato de sushi. ¡No me extraña que mi ropa sea híbrida!", dice sonriendo Abe mientras toma una taza de café de Sacai, conocido como Toriba y tostado por un barista japonés, en Colette.

Este es uno de los varios centenares de artículos que comenzaron a venderse el martes en Colette, parte de un proyecto llamado Jardin Sacai, que incluye desde sandalias de plástico con motivos de la máscara de luchadores mexicanos, cortesía de un enlace con Zucca; hasta tiernos osos de peluche Be@brick japoneses y joyería híbrida hecha con la actual favorita de París, Charlotte Chesnais.

En la noche del lunes, en Londres, Abe dio a conocer su última asociación con The North Face en el icónico Dover Street Market, con una cena co-organizada por Marc Newson.

“Por supuesto, los he probado. Cuando se pone tan frío como en Nueva York o en Tokio, me encanta usar The North Face. Y, como ya sabes, ya hemos vendido todo en línea", afirmó. Sus diseños no son baratos, pero tampoco demasiado caros. Una bomber kaki de The North Face puede costar unas 570 libras (623 euros) en Londres, mientras que una chaqueta de color rosa de nylon Sacai x Fragment cuesta 510 euros en París.

Durante su estancia en París, presentó otras tres asociaciones de moda significativas: Converse, Levi's y Lacoste. Al igual que los encantadores vestidos de tenis multi-plissé en azul bebé y francés real (con un precio de 845 euros) usado por la fundadora de Colette, Sarah Andelman. Para aquellos que hayan estado fuera del planeta moda, Andelman y su mamá Colette cerrarán la legendaria tienda al final del año, y sus últimos meses están siendo comisariados por Lucien Pagès, el caballero de relaciones públicas de, entre otros, Sacai .

Sacai también apareció en los escaparates de Colette, la misma tienda donde lanzó su libro Sacai A to Z hace tres años. Ella es una gran fan de París, donde llegó en 2005 con una maleta para mostrar su ropa.


Colette
 
"¿Mis tres cosas favoritas en París? ¡Colette!, Place de la Concorde y el restaurante Nodaïwa, ya que sirve una excelente anguila japonesa. Es una lástima perder a Colette", se lamenta.

Es difícil subestimar la influencia de Abe durante los últimos años. Sus técnicas de ensamblaje de piezas, chaquetas de motorista con piel de oveja cruda, chaquetas de vuelo verdes cortadas como abrigos de ópera y terminadas con bordados florales, o tejidos de cable combinado con abrigos militares que han impulsado un enorme movimiento en la moda. Estas son ideas que obtiene simplemente al caminar por las calles y clubs de los distritos centrales de Tokio, como Aoyama. "Todavía me encanta ir a bailar... Y visitar bares... muchos", dice riendo Abe, morena y guapa con la sonrisa siempre lista y ojos burlones.

Cuando se le pregunta sobre sus diseñadores favoritos, parece confundida. "Me gusta mucho Rei Kawakubo, y la forma en que Comme des Garcons mezcla la creatividad y el comercio", dice Abe, que trabajó para la artista japonesa como diseñadora de modelos en su juventud, antes de fundar Sacai en 1998, el año en que nació su hija Tohko. Aunque se negó rotundamente a nombrar a cualquier diseñador occidental que admirara, mirando hacia el suelo cuando se le preguntó al respecto.

Aunque nació y creció en Tokio, Abe pasó un año en Londres. "Viviendo no tan lejos de Oxford Circus, escuchando Oasis". La influencia británica es clara en sus diseños, como la fresca lana de tartán y las faldas de malla recortada con grano grueso, un toque característico de Sacai, que llevaba puesto.

Abe, una notoria adicta al trabajo, regresa a Japón después de sólo tres días en Europa. Su día comienza a las 10 de la mañana, pero a menudo trabaja hasta las 11 de la noche, y supervisa todo lo relacionado con su pequeña pero creciente cadena de tiendas, de casi una docena de tiendas insignia que cubren Tokio, Seúl, Hong Kong y Beijing. Hoy en día, puede presumir de unas 250 unidades, aunque no reveló información sobre sus ventas anuales. Las estimaciones sugieren que superan los 35 millones de dólares.

Antes solía conducir al trabajo, aunque "un pequeño accidente" la hizo renunciar a eso. Uno de los pocos errores que esta pequeña fuerza de la naturaleza ha cometido.

Traducido por Hernández Moya Sebastián

Copyright © 2017 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

ModaLujoDiseñoGente