Gildo Zegna no prevé salir a bolsa tras el crecimiento de los beneficios en 2017

Pocas marcas de lujo italianas han capeado la crisis económica como Ermenegildo Zegna, que acaba de publicar unos resultados excelentes en 2017, a pesar de la creciente competencia en la ropa de lujo masculina.


Gildo Zegna

Ermenegildo Zegna acaba de anunciar un aumento del 64 % en sus beneficios netos hasta los 32,8 millones, gracias a la gran respuesta de los clientes conocedores del estilo moderno y elegante del director creativo Alessandro Sartori, que se unió a Zegna en junio de 2016.

El crecimiento fue más modesto el año pasado, ya que los beneficios aumentaron un 2,3 % hasta los 1180 millones de euros en 2017. Sin embargo, Zegna sigue siendo una de las grandes marcas italianas, una empresa siempre constante; desde su innovador departamento de telas a la planta de fabricación de última generación en Piedmont, pasando por su red de más 500 tiendas y boutiques estratégicamente ubicadas.  En su página web leemos: “Ermenegildo Zegna es una empresa completamente integrada verticalmente, lo que significa que supervisamos cada etapa de la preparación del tejido: desde la oveja a la tienda".

Sin embargo, no está previsto que la casa de 107 años de antigüedad siga el camino de otros grupos de lujo italiano y recurra a la emisión de acciones pública. Eso es lo último en lo que piensa el líder del clan, Gildo Zegna, con quien hemos mantenido una agradable charla sobre desafíos digitales, la gestión internacional de la marca, los cambios constantes del mercado y el aprovechamiento del aclamado diseñador de la casa, Sartori.

“Todavía somos una empresa de gestión familiar. Privada al 100 %. Claro que no vamos a vender. ¿Por qué íbamos a hacerlo? ¡Ni hablar! Nos aferramos a nuestras raíces, a nuestra pasión. No hay motivo para hacer otra cosa", insiste Gildo mientras disfruta de un café en su oficina al sur de Milán.

"Claro, que tenemos que estar alerta, nos encontramos ante un mercado complicado, lleno de presiones y riesgos. Los grandes se hacen más grandes, se están haciendo muy buenos en ropa masculina. Además, los franceses están ganando fuerza y agresividad", explica Gildo sin querer dar nombres de marcas específicas, pero refiriéndose claramente a casas como Dior Homme, Berluti o Brioni.



Ver desfile
Ermenegildo Zegna - Otoño-Invierno 2018 - Menswear - Milán - © PixelFormula

FashionNetwork.com: ¿Qué prepara Zegna en materia digital?
 
Gildo Zegna: La gente habla de la disrupción digital, pero el mayor cambio ha sido la competencia. Hace unos años, nuestros competidores eran los especialistas en ropa. Ya no. Ahora los clientes quieren una experiencia, producto y servicio diferentes, más emocional y atractiva. Fácil de llevar, divertido y con el que se pueda viajar".

FN: La mitad de los beneficios de Zegna proceden de los trajes a medida, que hace cinco años suponían el 70 %. Este cambio también es notable en China. Hace una década se decías que China era el proyecto de nuestra generación. ¿Y qué ha pasado?

GZ: China se ha convertido en el principal mercado. Tras dos años de reestructuración, en 2015 y 2016, hemos reaccionado muy bien. Los chinos son compradores muy inteligentes. Viajan. Les gusta la innovación y son muy abiertos de mente ante eso. Así que China es cada vez más un campo de pruebas para nuevas ideas, proyectos y materiales.

Contamos con unas 80 tiendas en la región de Gran China, tras combinar unas 90. En China casi necesitas tener tiendas sobre ruedas, porque los centros urbanos no dejan de moverse. Si en Milán tienes una tienda en vía Montenapoleone puede ser tu tienda insignia durante las próximas tres décadas, pero en China tienes que cambiar de ubicación varias veces en una década. Los franceses son los mejores en el traslado y reubicación de tiendas. Lo que era un enclave de lujo el año pasado puede ser una zona completamente decadente hoy. Tienes que anticiparte a eso, y los franceses saben hacerlo. En China, más que en cualquier otra parte, la ubicación es fundamental. ¿En que zona comercial estás? ¿En qué barrio? Los alquileres en China suelen durar cinco años y puedes irte antes. No es como en Estados Unidos, donde los centros comerciales te obligan a firmar contratos de diez años de los que no puedes escapar.

En París estamos en Printemps, Bon Marché y Galleries Lafayette, y tenemos tiendas en Avenue George V y en St Honoré. Por desgracia, está casi enfrente de los Campos Elíseos y eso daña el tráfico. Nos va bien, pero no es espectacular. La marca cuenta ahora con 500 tiendas, la mitad de ellas propiedad directa de Zegna, y el resto franquicias y corners.


Alessandro Sartori - Photo: Luca De Santis

FN: ¿Qué opinas del See Now Buy Now?

GZ: No creo en ello y no queremos entrar en ese juego. Nuestra cadena de suministro es ya muy rápida, cambiamos la mercancía a buen ritmo. Ya contamos con 8 entregas al año y podemos llegar a 10 si incluimos precolecciones y colecciones cápsula.

Sartori también creó un nuevo Techmerino, un blazer que se puede lavar a máquina y que se puede tender para secar; y  Oasi Zegna, el mejor tejido de la casa se tiñe con hojas, hierbas y raíces locales.

FN: ¿Qué importancia tiene el tejido para la marca?

GZ: Tenemos a una docena de personas creando tejidos nuevos. Oasi era algo que ya teníamos preparado hace una década, pero era prematuro. Cuando por fin lo presentamos, fue un éxito. Es posible que no deseáramos vender tanto, pero tiene un gran mensaje. Está completamente confeccionado por nosotros y todos los colores que se utilizan provienen de donde nosotros provenimos, es único, es imposible obtenerlo con coloraciones químicas.



'Defining Moments' con Javier Bardem y Dev Patel - Ermenegildo Zegna

{C}FN: ¿Qué hacéis por la sostenibilidad?
 
GZ: Oasi es un buen ejemplo. Casi todos nuestros tejidos son naturales y se fabrican en nuestras fábricas,  donde usamos nuestras dos plantas hidroeléctricas. Sostenibilidad en estado puro. Fuimos tontos al no decirlo antes. ¡Llevábamos décadas haciéndolo!
 
FN: En 1918, el fundador Ermenegildo Zegna soñaba con crear los mejores tejidos posibles cuando solo contaba con cuatro telares. El hijo de Gildo, Edoardo, se unió a la empresa en 2015, después de trabajar en el negocio de la moda en Estados Unidos. ¿Tiene Zegna alguna norma como los descendientes de Salvatore Ferragamo, que limitan la entrada al negocio familiar a un solo miembro por familia?
 
GZ: Es su elección. Nosotros tenemos normas y reglas estrictas sobre la dirección. Un miembro familiar tiene que tener una carrera y hablar idiomas. Tiene que ser apto para el trabajo que se le ofrece. Y haber trabajado fuera durante cinco años. Trabajos de verdad, para que entren con cierta experiencia. No trabajos de risa, como becario de relaciones públicas en Nueva York durante un par de temporadas".




 
 

Copyright © 2018 FashionNetwork.com Todos los derechos reservados.

Moda - Prêt-à-porterLujo - Prêt-à-porterDiseñoBusiness
SUSCRIPCIÓN A LA NEWSLETTER